UN GATO CON MICROCHIP ES UN GATO MENOS EN LA CALLE

El microchip de identificación es una cápsula de pequeño tamaño que el veterinario implanta bajo la piel a la altura de la nuca. Es un proceso rápido que no requiere anestesia; la sensación para el gato es similar a la de una vacuna. Se coloca una sola vez.

De cara a las vacaciones, recuerda que si viajas al extranjero con tu mascota, independientemente de que sea gato o perro, siempre debe estar identificado con su correspondiente microchip. Si quieres más información, lee el artículo que encontrarás en este enlace.